ES

Petición : ¡Liberar a Fariba Adelkhah y Roland Marchal, presos científicos en Irán !

Firme aqui

¡Por la liberación de Fariba Adelkhah y Roland Marchal, suspendan toda cooperación con las instituciones académicas iraníes!


El 5 de junio, Fariba Adelkhah, antropóloga, y Roland Marchal, sociólogo, ambos investigadores de Sciences Po, fueron arrestados en Irán bajo pretexto de socavar la seguridad del estado. Esta acusación es grotesca. Si se transmitiera por medio de las confesiones televisadas que ya son costumbre en la República Islámica no ganaría mayor credibilidad. Fariba Adelkhah y Roland Marchal no realizan ninguna actividad política en Irán o contra Irán, no están vinculados a ningún servicio de inteligencia, no tienen más agenda que la científica. Son presos científicos.

En la opacidad de no sabemos qué negociaciones diplomáticas sobre la base de una crisis regional, Teherán está usando como peones a dos investigadores cuyos trabajos han iluminado tanto los matices de la realidad de la República Islámica, por lo que respecta a una de ellos, como el juego asimétrico de los países occidentales en esta parte del mundo, por lo que respecta al otro. Al arrestarlos, paradójicamente, los Guardianes de la Revolución dan rienda suelta a todas las exageraciones que se oyen sobre Irán. Como investigadores o amantes de la investigación, no podemos quedarnos satisfechos con esto, como tampoco podemos admitir que a dos de nuestros colegas se les prive arbitrariamente de libertad para servir como moneda de cambio en el escenario internacional o como un medio de presión en el contexto de la lucha entre facciones dentro del régimen.

Después de cuatro meses de negociaciones infructuosas entre París y Teherán, la suspensión de todas las formas de cooperación académica y científica institucionalizada con la República Islámica, salvo la recepción de estudiantes y colegas individuales, se impone. Por solidaridad profesional con Fariba Adelkhah y Roland Marchal, pero también con los cerca de quince investigadores extranjeros arrestados en las mismas condiciones en los últimos tiempos.

La decencia también lo exige. ¿Cómo trabajar juntos sabiendo que los colegas languidecen en las cárceles de Teherán? La precaución más básica también hace que esta medida sea inevitable. El Ministerio de Asuntos Exteriores francés también pide a los ciudadanos franceses que no vayan a Irán, y el CNRS prohíbe cualquier misión. Las instituciones académicas que no hicieran caso a esta prohibición correrían un riesgo legal sin sentido. Las familias de su personal tendrían derecho a volverse contra ellos en caso de arresto.

Al mantener en lo posible la confidencialidad del encarcelamiento de Fariba Adelkhah y Roland Marchal, al limitar su movilización pública y la difusión de información, diplomáticos, académicos y periodistas franceses dieron a los Guardianes de la Revolución la posibilidad de desactivar la máquina infernal que habían puesto en marcha el 5 de junio. Tuvieron cuatro meses para hacerlo, pero decidieron no aprovechar esta oportunidad, probablemente intoxicados por su éxito en la escena regional.

Midamos nuestras palabras. No se trata de ningún boicot, con la carga política de este término. La cuestión no es condenar a un régimen ni deslegitimar los intereses geoestratégicos de un país que participa en el concierto de las naciones. La cuestión es si podemos o no trabajar con sus universidades. Tal como están las cosas, no es posible. No hablemos tampoco de toma de rehenes, sino más bien de la utilización de personas como peones, en la medida en que los Guardianes de la Revolución, hasta donde sabemos, no piden ningún rescate, sino que buscan tener más peso en una negociación diplomática, en facciones rivales o en procesos judiciales que involucran a sus agentes arrestados en Europa. Evitemos la expresión de investigadores « binacionales ». No todos los académicos en la prisión de Evin lo son, y que algunos lo sean no afecta al problema. Hay en esta expresión una concesión a Teherán. El arresto de académicos binacionales sólo sería medio ilegítimo, o sólo nos concerniría en la mitad. Obviamente, no es éste el caso, y los Guardianes de la Revolución deben saberlo.

La objeción de que la suspensión de la cooperación científica penalizaría a nuestros colegas iraníes que enfrentan represión por parte de la República Islámica no resiste examen. No vemos en qué medida estos intercambios con el extranjero los hayan protegido o en qué medida su suspensión temporal empeoraría su situación.

Si los Guardianes de la Revolución son indiferentes al conocimiento, no pueden ignorar por completo las presiones provenientes de su propia sociedad (también tienen hijos que van a la universidad) u otras instituciones del régimen. Suspender la cooperación científica con Irán es insertarse en el juego de fuerzas en Teherán y fortalecer la posición de los responsables políticos que desaprueban esta política cínica de toma de peones que perjudica a los intereses, bien entendidos, de su país. No queremos aislar a Irán de la escena científica internacional. Queremos que regrese a sus reglas para poder continuar trabajando con él. Y reiteramos nuestra solidaridad con nuestros colegas iraníes. Firme aqui

https://secure.avaaz.org/en/community_petitions/Ayatollah_Ali_Khamenei_Free_Fariba_Adelkhah_and_Roland_Marchal_scientific_prisoners_in_Iran/?emCCbgpb&utm_source=sharetools&utm_medium=email&utm_campaign=petition-808152-Free_Fariba_Adelkhah_and_Roland_Marchal_scientific_prisoners_in_Iran&utm_term=CCbgpb%2Ben